martes, 25 de febrero de 2014

Trasvase

Trasvasar un sentimiento no es tan sencillo como derramar agua en un vaso vacío. Porque hay recipientes humanos tan llenos que introducir algo más sólo sirve para colmarlos. Los hay que están casi secos pero las trazas que quedan emponzoñarían el agua nueva e incluso existen aquellos que de tan vacíos se han quedado porosos y nada permanece en ellos lo suficiente para sentirse alguna vez llenos.

Para los que son torrentes que no entienden de límites, ni de cauces, ni de diques, es complejo entender lo hueco porque sólo quieren llenar y ser llenados. Para los que son lechos resecos y agrietados es complejo entender a los torrentes que los desbordan con su ímpetu. Para los que son recipientes impermeables todo les es complejo porque repeler equivale a ser indiferente en el mundo de las sensaciones.

Sécate bien antes de llenarte, sé flexible para llenarte sin romperte y jamás evites que un poco de algo te pueda traspasar para quedarse dentro de ti, o nunca sabrás si desearías haber sido colmado de ello.
votar