domingo, 30 de enero de 2011

Hasta siempre Isa

La vida se puede describir como ese conjunto de experiencias de las que somos protagonistas que ocurren desde que nacemos hasta que perecemos y que suceden tan deprisa a veces, y tan despacio otras, que esquivan el orden impuesto por lo que consideramos lógico y justo. Es una película cuyo guión se escribe con la libreta invisible de las direcciones tomadas y el lápiz indeleble de las decisiones emprendidas. Todo queda después plasmado en una buena letra de recuerdos registrados.

En su transcurrir la letra inconscientemente avanza con nuestras historias cotidianas, las anécdotas más curiosas, los dolores de cabeza intensos y los más apacibles y calmos estados de ánimo. A veces es poesía, otras es prosa. Muchas veces rima, otras tantas reflexiona. Hay comas y puntos y puntos y coma, pero también inexplicables puntos finales.

Hace unos días la mina de tu lápiz se quebró de repente y las manos que sujetan los nuestros no supieron qué decir. Se quedaron mudas y gritando, se sintieron sordas sin tu dictado.

Buscamos un borrador en vano pues lo indeleble queda eternamente grabado, esperamos a que la esperanza nos esperara y nos dejó de lado. Inspiramos profundamente y con dificultad resoplamos. En tu libreta quedó el tachón de la mina rota. En la nuestra el vacío de tu historia inacabada, llena de sonrisas regaladas, ayuda incondicional y lecciones enseñadas.

No nos olvidamos de haberte deseado un buen fin de semana hace un par de jueves, ni asimilamos la noticia el lunes pasado, ni asumimos el triste final del miércoles, ni nos consuela el adiós del viernes. Mañana oiremos la puerta de tu despacho abrirse, veremos tus correcciones en rojo en cada folio y pedirás, como casi siempre, un cigarro. Quizá ya no sea real, sea inventado. Pero seguro que nos sirve para mantenerte a nuestro lado.

Las buenas personas no se definen por todo lo que son capaces de llenar, sino por el vacío que dejan en su ausencia y el que nos dejas es inabarcable.

Te vamos a echar mucho de menos.

Hasta siempre Isa… votar

2 comentarios:

  1. oooohh vaya :(. Luis lo siento... ¿hablas de alguna profe del laboratorio?

    La vida a veces se acaba cuando menos debe hacerlo, no es justa, pero tienes razon, todo lo que escribimos cada cual en nuestra libreta queda indeleble y grabado en la libreta y en la de los que nos rodean, y es ahi donde hay que buscar los buenos momentos.

    Besos

    ResponderEliminar