lunes, 27 de diciembre de 2010

Deseo de año nuevo

Termina un giro y con él empieza el futuro. Retomamos lo que no acabamos y olvidamos lo que nunca llegaremos a empezar. Un nuevo ciclo para que inventemos nuestra vida desde el 1 de enero al 31 de diciembre.

Sin respiro, inspiramos lo nuevo sin comprender a qué olía lo viejo. Como víctimas de la continuidad y verdugos de lo discreto nos abalanzamos hacia los inabarcables buenos propósitos de siempre sin regodearnos en los pequeños logros conseguidos. Avanzamos sin saborear lo vivido por miedo a dejar de tragar experiencias que acabarán siendo insípidas.

Porque siempre se habla de vivir mucho y poco o nada de saberlo vivir, porque avanzar es menos importante que aprender a hacerlo y porque contemplar, sin más, es más transcendente que el propio avance, por todo ello, al año que viene le pido:

1 hora más al día.

Una hora especial, exclusiva e inalterable donde, en una especie de animación suspendida, se detenga el movimiento, la prisa y el cansancio y se potencie al máximo el recuerdo.

Para poder pensar en todo lo que he dicho y cómo lo he dicho. Revivir lo que he sentido y cómo lo he sentido. Pero especialmente con quién lo he disfrutado o sufrido. Porque son las personas las que dan sentido a cada palabra, visión, sonido, olor, tacto o sabor que me acompaña.

Poder recordar sin tener que preocuparse de crear el minuto siguiente sería el mejor regalo que nos podrían hacer. Lograríamos entender lo que nos ha ocurrido sin la interferencia de analizar lo que nos está pasando ahora. Sin el requisito imperioso de dar resultado a un contexto dado. Con la tranquilidad de disfrutar de la vida sabiendo que ésta no pasa de largo.

Si mi deseo se cumpliera quiero encontraros a tod@s allí. En ese espacio sin dimensión donde cabe todo lo que no cabe en nuestra realidad por querer ser ésta un suspiro del futuro que no nos deja ver el presente. En ese hueco donde mi única “obligación” será disfrutar de vosotr@s.

Allí donde siempre seré puntual, porque nunca llegaré tarde en un tiempo que no existe.

Os deseo lo mejor para el 2011. votar