miércoles, 28 de julio de 2010

Delirio de verano

Siento no estar lo suficientemente roto para que caigas en mi saco. Tú eres tan arena fina que pasarías por mil poros de mi red y me quedaría con nada más que con tu leve roce. No intentes convencerme de lo que no soy, yo no intento cambiarme a lo que no seré, ni mucho menos trato de persuadirte para que seas como tú quisieras que yo fuera. Déjame simplemente ser y yo te perseguiré hasta que tú también seas.

No juegues al gato y al ratón conmigo si yo soy un ratón que acaricia gatos y se come las trampas de queso y no el queso que sujetan. No me trates con odio si sólo sabes decir "te quiero", odias tan mal…

Imagínate nueva por dentro más que por fuera, suéñate libre de tus prisiones y vívete atrapada en tus convicciones. Pero no jalees el buen nombre del amor en vano cuando construyes alambres de espino envenenados alrededor de esa paz que ni siquiera has imaginado.

Juega al delirio con mi cordura, pero apuesta con el imposible dado de una cara que refleja la tuya y entonces te habrás ganado. Léeme los labios con los tuyos y seré yo el conquistado... votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario