viernes, 25 de diciembre de 2009

Un año más...

…infinitos instantes de vivencias comprimidas en un disco compacto de 365 días 6 horas 9 minutos y 9,76 segundos. Segundos cargados de sentido y horas eternas de desperdicio superficial. Pero un año único y exclusivo para los amantes de la vida en vivo y en directo. De momentos irrepetibles cargados de vivencias repetibles gracias al sustantivo enamorado del ayer: el “recuerdo”.

Deseo que este espacio temporal se haya transformado en fuertes conexiones neuronales y bombeos extra al corazón para lo bueno y en amnesia irreversible para lo malo. Pero, sobre todo, que si lo miráis con la distancia más larga que existe (la del tiempo) siga siendo un año inolvidable.

Nadie borrará el llanto desgarrador de la pérdida de esa persona que tanto significaba, pero te deja a ti de legado y le debes tu sonrisa para que nunca os olvidéis el uno del otro. Estés donde estés tú y esté eternamente ella donde esté.

Tampoco olvidarás la sensación de sostener con tus brazos a ese pequeño ser que llegó por encargo a este mundo loco que no lo es tanto desde que lo miras agarrado a tu pecho, lo hueles con tu nariz entre sus cuatro mechones y lo notas con todo tu cuerpo.

No podrás volver en el tiempo para decir aquello que te callaste y que tanto hubiera hecho feliz a otra persona. Pero, en cambio, abrazaste a ese amig@ en uno de sus peores momentos y lo devolviste a la realidad con nuevos ojos brillantes.

Gritaste barbaridades en caliente, mas susurraste calor en frío…

Llamaste a quien no debías cuando mejor hubiera sido callar a quien debieras. Pero colgaste al que te llamó sin deber y hablaste a quien te debía escuchar.

Olvidaste más de la cuenta lo esencial y prioritario en tu agenda, pero siempre por recordar a alguien esencial y prioritario en tu corazón.

Amaste incondicionalmente al indeciso o en realidad condicionaste tu amor al pulso con el destino, en todo caso amaste y esa es la forma más perfecta de la geometría sentimental. No importa el resultado en una ciencia tan subjetiva como esta, pues tu planteamiento era el adecuado y tu examinador es la siempre comprensiva conciencia.

Te escondiste en las trincheras de la duda esperando respuestas fáciles para triunfar en batallas difícilmente ganables. Huiste hacia delante y hacia atrás cuando más te hubiera valido quedarte quieto y pensar. Saltaste las normas de tus principios por la promesa blanca de tus prohibiciones. Da exactamente igual. Ahora eres tú, un año más persona de lo que eras. Un año menos imaginación y más realidad. Eso es orgullo.

Sabes todas tus mentiras ocultadas y tus verdades calladas, pero también ignoraste las recibidas, tanto unas como otras. Eso son tablas.

Si hiciste llorar al menos indicado en las ocasiones más dolorosas, supiste aprender a llorar con el dolor de las ocasiones menos indicadas para hacerlo. Esto no son tablas, esto es crecimiento personal.

Puede que te entretuvieras en charcos de barro con los pies descalzos durante la senda hacia el 2010, pero sabías del lago cristalino que había al final, así que no te arrepientas de las manchas conseguidas en tu camino. Considéralas la señal de que has vivido.

Todo ha sido señal, todo es significado, todo será todo, el año que viene.

Un abrazo a tod@s.

No os olvidéis jamás de sonreír. votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario