lunes, 2 de noviembre de 2009

Recuerdos

De nada sirve mirar atrás cuando lo pasado no te miraba ni siquiera de soslayo. Las visiones de la soledad de abrazos llenos de vacío y silencios de gritos en el cielo no son más que la cruda y vivida realidad que lograste tocar con dedos cubiertos de guantes aislantes.

Cuando los recuerdos te queman son únicos, cuando únicamente son recordados son fríos…y yo quemándome de recuerdos fríos mientras recuerdo los que arden…

Sintiéndolo mucho ya no sientes nada y todo lo sentido, que fue mucho, te hace sentir el engaño de ese “nada” escondido tras suspiros cargados de sentido. El sentido que daba impulso al salto de la cama tras el dichoso ruido del despertador y sacaba la primera sonrisa del día y la penúltima de la noche.

¡Qué más quisieras ser lo que fuiste sin tener ahora lo que tuviste teniendo lo único que querías tener…a ella!

Sin darte cuenta que lo que fuiste teniendo todo aquello que deseabas es el recuerdo que lo que tenías te urge a recordar. Recordatorios de un pasado de dolor presente e influencia futura. Futuro influenciado de pasado que vive en tu presente.

Mientras tanto el presente pasa…

Tu pasado es muerto viviente…

Y tu futuro sigue de luto…


Entonces, dices basta, levantas la mirada y bajas el cielo y con las estrellas a tu alcance te lanzas a la intrépida aventura de seguir siendo quien eres sin desesperar en el intento de encontrar el sentido al acto correcto de sentimiento equivocado… votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario